Conócelo más

abril 14th, 2015 Autor: Merari

Es propio de las personas conocernos unos a otros, pero no podemos conocernos a través de un solo encuentro, tiene que haber trato duradero y compañerismo para lograr el pleno conocimiento.   La amistad de Dios la podemos cultivar como la de cualquier persona.  Te invito a que te acerques a conocerlo más.  Cuando somos desinteresados y vivimos una vida fría y mecánica, Jesucristo nunca se manifestará a nosotros.   A Él le tenemos que agradecer que haya puesto en nosotros el deseo de buscarlo. Cuando somos regenerados, ese es el principio para comenzar en la búsqueda de Dios, y cada día tiene que ir en aumento, hasta tener una estrecha relación en la búsqueda de la vida espiritual.

Esta empero es la vida eterna, que te conozcan el solo Dios verdadero, y a Jesucristo, al cual has enviado”. (San Juan 17:3)

Moisés  ya conocía a Dios, pero quiso conocerle más: “Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, ruégote que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, porque halle gracia en tus ojos”. (Éxodo 33: 13)

¿Y qué diremos de la vida de David? Fue un torrente de deseos espirituales. En sus salmos encontramos abundantes clamores del que busca, así como las exclamaciones del que encuentra.  Pablo afirma que el más grande deseo de su corazón era hallar a Cristo: “Y ciertamente, aun reputo, todas las cosas pérdida por el eminente conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y ngolo por estiércol, para ganar a Cristo”. (Filipenses 3:8)

“Gustemos cuan dulce y grato es conocer a Dios cada días”.

 

 

Tu trabajo en el Señor

abril 7th, 2015 Autor: Merari

Mujer, cuando alimentas a un niño, a un anciano, Dios, desde los cielos, te ve.  Con cualquier acto de bondad tendrás de Él la recompensa, cuando visitas a los enfermos, a los presos, cuando das de comer al hambriento y vistes al desnudo o ayudas al necesitado, estás imitando a Cristo.  Vamos a compartir el evangelio de Jesús con los que no lo conocen, para que vengan a Él.  Hay tanto sufrimiento en el mundo, tanta carencia de amor, que quiénes mejor que nosotras, las que hemos probado la dulzura de Jesús, para ir a mitigar los corazones hambriento de ternura, de consuelo, tratando que la madre ame a su hijo, que lo cuide y proteja, que la esposa respete a su marido y sea la ayuda idónea que el señor manda en su Palabra.  Que el hijo honre a sus padres, para que sus años sean alargados, y que trabajemos para “que la tierra sea llena del conocimiento de Dios”.  Que los pecadores cambien sus vidas y sean regenerados por Dios y puedan alcanzar la salvación de sus almas. “Todo lo que hiciereis a uno de estos pequeñitos a mí lo hicisteis”, dijo el Señor.  Y en Hebreo 6:10 nos dice: “Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado a su nombre, habiendo asistido y asistiendo aún a los santos”.

Mujer, sigue trabajando en el Señor, no te canses de hacer el bien ni de hablar del amor de Jesús.

Prueba la dulzura de Jesús

abril 2nd, 2015 Autor: Merari

La dulzura.  Es sabor suave y agradable al paladar, como la miel.  Las escrituras usan repetidas veces ‘la dulzura de la miel’ y el deleite de comerla por su dulzor y riqueza.  “Cuán dulce me son a mi paladar tus palabras, más que la miel a mi boca”.  Los dichos agradables son saludables para el espíritu, tal como la miel es buena para el cuerpo físico. El escritor de Proverbios dice: “Panal de miel son los dichos suaves, suavidad al alma y medicina a los huesos”.  La miel tiene un poder vigorizante.  En el caso de Jonatán, el hijo del rey Saúl, quien, exhausto por la batalla, probó un poco de miel e inmediatamente sus ojos “fueron aclarados”.

 

Prueba la dulzura de Jesús, este nombre que de niñas aprendimos, que en nuestra infancia cantamos, que lo invocamos en nuestra juventud y en nuestra última milla lo amamos aún más profundamente. Él es más dulce que la miel.  En todos los tiempos Él nos llena el alma de coraje y energía.  Él ha sido dulce y tierno con los que sufren y con los enfermos.  Su compasión por los pecadores, como a la mujer sorprendida en el adulterio, la Samaritana, con sus engaños y desengaños, la pecadora que se echó a sus pies, con todos los hombres en general, con el amor por el hijo pródigo, que vuelve destrozado por sus errores.

 

Contempla el sufrimiento de Jesús para no odiar al que camina a tu lado, para no hablar mal contra tu prójimo, para ser humilde, manso, bueno, generoso, tierno… Prueba la dulzura de Jesús.

 

Hermana querida.«La dulzura es infinitamente superior a la belleza»

 

 

Valórate

marzo 15th, 2015 Autor: Merari

“No es lo que tienes,  ni a lo que te dedicas, ni los estudios que hayas realizado lo que te hace valioso.  Eres valioso por el simple hecho de existir.”

 

Somos hechos a la imagen de Dios ¡Qué maravilla! Nuestro Señor tuvo a bien crearnos, cuánto valor esto implica en nuestra vida.  Valórate, por el simple hecho de existir.  Cuán agradecidos tenemos que estar de nuestro Dios, Él se interesa por nosotros, nos busca, suple nuestras necesidades y, sobre todo, nos ama.  Cuando pienso lo pequeños e impotentes que somos en la enorme y asombrosa creación de Dios, doy gracias de que Su amor es tan grande como Su poder. Dios es nuestro Padre y nosotros Sus hijos. ¿No es esto suficiente para sentirnos valiosos? Él está arriba preparando un lugar para nosotros y sabe muy bien que somos sus hijos, y aunque estemos  temporalmente separados de Él, un día tenemos que juntarnos y Él nos llevará de la mano a casa,  Él dijo: “Yo soy el camino la verdad y la vida”.

 

Recordemos que la vida humana sobre la tierra es tan sólo por un tiempo, ahuyenta la tristeza cuando quiera cobijarse en tu corazón, reprende todo espíritu de queja, de perjuicio, de temor, de complejos, porque tú eres hijo del Rey. Tienes mucho valor en la presencia de Dios, niégate a oír cualquier crítica que te humilla, cierra tus ojos a los desprecios de las personas que pueden hacerte sentir inferior, cambia tus pensamientos destructivos por pensamientos de optimismo y gratitud por tener un Dios amoroso que camina a nuestro lado haciéndonos más que vencedores en la lucha titánica y pujante.

 «No envidies lo que otros tienen.  Tú eres perfecto tal como eres».

 

 

 

¡Mi mejor regalo!

febrero 12th, 2015 Autor: Merari

Image result for regalos de valentine

 

Hoy jueves, 12 de febrero, fui a la escuela de uno de mis nietos, el muy amado Danny, que por cierto, llevo mucho tiempo sin escribir de él.  A la hora del almuerzo, hablando con él, le pregunté qué quería que le comprara de regalo por el día del amor, y me respondió diciendo:

-Que estemos todos juntos es lo único que quiero.

Él tiene diez añitos, no podía creerlo, me quedé estática.  ¿Cómo? Me preguntaba una y otra vez dentro de mí.  Y como el que no sabe lo que dice, le dije:

-¿Quieres nada más estar junto a tus abuelos?

-Sí abuela, eso, es lo único que quiero -fingí tranquilidad, cuando en verdad quería gritar y llorar.

-Yo también Danny, es eso lo único que quiero, estar contigo, mi niño.  Si Dios quiere, será un día bello, juntos.  Te amo, mi niñito, tú lo sabes, ¿verdad?

-Sí abuelita, yo también te amo.

-Yo más Danny.

-No abuelita -dice riendo-, yo más.

Y así seguimos a ver quién ganaba.

-Yo más.

-No, yo más.

No hay un regalo mejor que este.  Con ese puro y verdadero amor ¿qué más se puede desear?

Quiero hacer pública mi gratitud a Dios por todo su amor y cuidado, por mi linda y grande familia y por cada uno de ustedes, mis amigos del Rincón.

Hoy quiero felicitarles en esta fecha especial del amor y la amistad y aprovechar para decirles que vuestro amor me ha sido dulce y encantador, y que extraño a otros amigos y amigas que han pasado por aquí, por el Rincón, y no han regresado.  Pero que los sigo queriendo y espero que un día nos saluden nuevamente.

Hoy quiero decirte que cuando regales, ponle tu toque especial de cariño, para que así sea el mejor regalo.

 

¡Celebremos el amor!

febrero 12th, 2015 Autor: Merari

“¡Qué poder es el amor!  Es el más maravilloso, el más importante de todos los poderes vivientes. El amor confiere vida a los que no la tienen” – Amado Nervo. También dijo que “no son seis o sietes las maravillas del mundo. No hay más que una, El amor”.

 

Te invito a celebrar el amor, yo quiero celebrarlo con mi familia, amigos y hermanos. Al “Amado de mi alma”, al Fiel, al Verdadero, al Eterno, a Él, que ama mi alma, Él es el más hermoso de los hijos de los hombres.

 

La esposa de un noble persa fue invitada para asistir a la fiesta de bodas del rey Ciro. A su regreso, su marido le preguntó animadamente si no consideraba que el novio-monarca era un hombre sumamente noble. Su respuesta fue: «No sé si sea noble o no; mi esposo era tan noble delante de mis ojos, que no vi a nadie aparte de él; no vi ninguna belleza sino en él». ¿Amamos a Cristo de esta manera? ¿Le amamos de tal forma que podamos decir: comparados con nuestro amor por Jesús, todos los otros amores no son nada? Es cierto que poseemos esos dulces amores que son muy queridos para nosotros, pero algunos podemos afirmar: nosotros, de cierto, amamos a Cristo más que a todo.  La esposa dice de Cristo: «Oh tú a quien ama mi alma». Ella quiere decir  que lo ama en todo el sentido profundo de esa palabra, esa es la forma en que debemos de amarle.

 

Jesús debe llenar el trono de nuestro corazón, Él es el que tiene todo lo que es digno de admirar en el universo entero, y por tanto Él tiene todo mi amor, porque todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay virtud alguna, si hay algo digno de alabanza, todo puede encontrarse sin medida en Cristo Jesús.

 

Óyelo clamar: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?» Recuerden que Él soportó esto por amor y tendrás que amarle.

 

Dios es amor, Él me amó, y se entregó por mí.  Un gran predicador dijo: “Debíamos hacer que los vientos y las olas llevaran con frecuencia la historia de Su vida y de Su amor a aquellos que la desconocen”, para que ellos también celebren el amor verdadero.

 

Inclinada de rodillas a los pies de Cristo, tengo que decir: “Tu amor es para mí maravilloso, Tú siempre has estado conmigo en el tiempo de mi necesidad, en días oscuros, en días de cansancio.  ¡Eres mi Amigo incomparable! Yo puedo dar mi propio testimonio de que no hay consuelo como Su consuelo, que no hay una sonrisa como Su sonrisa, que no hay un toque de ayuda que sea como Su mano liberadora. Maravilloso me es Su amor.  Él ha estado muy cerca de mí.  Él me ha sonreído, me ha sonreído muy dulcemente, ha habido momentos en los que el dolor me ha hecho desfallecer y Él ha puesto debajo de mí Sus brazos eternos.

 

¡Cómo ha vigilado Jesús sobre mí, y cómo me ha cuidado! Ninguna madre ha cuidado jamás a su bebé con el cuidado que Cristo me ha proporcionado. Es Él el amado de mi alma, cuando doy una mirada atrás y veo el hoyo  en el que pude haber caído, entonces conozco mejor la grandeza de Su amor.   Cuando me encuentro con otras personas que solían estar al lado del Señor, pero se han alejado del camino y entregado a las concupiscencias, digo: ¿Quién ha hecho que yo sea diferente? Qué, sino la gracia de Dios, es la que me ha guardado hasta ahora,  entonces veo cómo el amor de Cristo me ha librado.

 

Amigos nos queda un poco de tiempo, y entonces la aflicción y los suspiros huirán para siempre. Estaremos donde ninguna angustia nos alcanzará, no habrá ni una ola de aflicción que nos alcance jamás, estaremos allí donde será  felicidad servir a Dios.  Contemplaremos el rostro del Rey en Su hermosura, no de vez en cuando, sino sempiternamente sin una nube o velo que se interpongan. Descubriremos que alabarle es un deleite; y nuestra voz será escuchada en medio de los coros de los glorificados cuando adoremos al Cordero cuyo amor por nosotros ha sido tan maravilloso.

 

Alguien dijo: “Un breve hálito, no mayor que el ancho de la palma de una mano, nos separa a ustedes y a mí de la eternidad, donde viviremos” con quien ama y guarda mi alma. Tenemos motivos suficientes para celebrar.  ¡Celebremos el amor!

Feliz cumpleaños, hermana querida

enero 21st, 2015 Autor: Merari

Quiero ser la primera en felicitarte en este día, y si no lo soy no importa, porque mis deseos son los más nobles, y en eso ¡nadie me podrá ganar!

 

Soy muy dichosa en tener una hermana como tú; cristiana, buena, fiel, amorosa y llena de virtudes.  Que Dios cumpla tus deseos este nuevo año que te concede.  Siéntete feliz y celebra a lo grande con tu esposo, hijos, nuestra madrecita, hermanos, amigas y todas las personas lindas que te rodean y que también te aman.

 

Yo desde aquí oro por ti para que tengas un día maravilloso, ya que cumplir un año más es un regalo de Dios, por tal motivo lo debemos festejar.  Aunque nos separan muchas millas y no puedo abrazarte como desearía te mando mil besos y mis mejores deseos.

 

Estoy muy agradecida porque siempre me brindas tu apoyo.  Te felicito y me felicito por tenerte como hermana,  porque te alegras con mis éxitos y me apoyas en los momentos duros.  Eres una hermana especial, porque no pides nada a cambio.  Y eres una hermana incondicional.  Feliz, feliz cumpleaños.

Sé el primero

enero 4th, 2015 Autor: Merari

 

Que este nuevo año, unas de tus metas sea ser el primero en crecer en conocimiento y gracia, como nos ha enseñado Jesús.  Sé el primero en querer agradar a Dios, porque esa es la forma que crece en ti el amor a tu prójimo.  Ser el primero en agradecer, en bendecir, en amar, en glorificar, en perdonar.  Sé siempre el primero en todo acto de bondad y buenas obras, “porque con la misma medida que midiereis os volverán a medir”.  El primero en ayudar a levantar al caído, a saciar un corazón necesitado, a socorrer al desdichado.  Sobresale por ser el principal prodigando bienestar, sé el primero en regalar amor, en calmar la sed al alma moribunda.

No te demores, no te detengas, el mundo necesita de personas que marquen la diferencia, corre y sé hoy el primero en poner los hombros, en dar la mano, que tus pies estén prestos para llevar el evangelio de amor y paz, el que Cristo vino  a predicar.  Dale la Palabra de vida al menesteroso, y que se sacie con el pan de la verdad de Jesucristo.  Excédete en prodigar sonrisas, abrazos, aliento.  Hay muchos corazones solos y tristes, unámonos para que nuestro mundo sea cada vez mejor.

Ser el primero no significa ni el más importante, ni el mejor; ser el primero es adelantarte a tus propios planes, no esperar al momento oportuno para hacer el bien, sino hacerlo ahora, en este instante, sin esperar por una mejor suerte, ni teniendo en cuenta quién merezca el bien que puedas hacer.  Es en ese sentido que debes tratar de ser tú el primero.  Otros seguirán tu ejemplo, y así construiremos una gran cadena de obras buenas.  Este año que estamos estrenando lo culminaremos satisfechos por haber agradado a Dios, cumpliendo así nuestra meta de ser el primero.

 

Una decisión equivocada

octubre 27th, 2014 Autor: Merari

En la palabra de Dios encontramos  la parábola del hijo pródigo, y en ella nos damos cuenta de la insensatez de cada paso que dio aquel joven en su decisión equivocada.  Pide su herencia, se va a una provincia lejana, vive perdidamente y derrocha todo lo que recibió de su padre.  En ese relato encontramos que el muchacho tuvo que alimentar a los puercos, esa era la ocupación más ruin y degradante que había para un judío.  Es muy triste ver el cambio que el pecado produce en un alma que se aleja de Dios.

El hijo pródigo era un mozo  pudiente, pero su decisión equivocada lo llevó a apacentar puercos.  Nosotros somos los hijos del Rey de la creación, pero nos convertimos en esclavos de satanás, del mundo y de sus bajas pasiones según lo que decidamos.  Podemos aprender mucho del hijo pródigo, él era un rico, pero llegó a ser un mendigo que estira la mano, él llevaba ropas finas y las cambió por trapos sucios, él vivía con su familia que lo amaba, y llegó a vivir con los puercos.  El joven comía las mejores comidas en su hogar, pero ahora come lo que puede quitarle a los puercos, si es que algo logra quitarles.  Podemos decir que casi es un animal.

Desde el huerto del Edén, cuando el hombre vivía en comunión con Dios, podemos notar un abismo de diferencia entre el hombre que vive con Dios y aquel que se separa de Él por su pecado.

Pero no obstante esa condición ruin del hijo pródigo, un día recobra el sentido, y con una actitud humilde le dice al padre: “Padre, yo no tengo derecho de ser tu hijo”, y le confiesa con sinceridad: “He pecado contra el cielo y contra ti”, se da cuenta de su equivocación, y se levanta resuelto, y con una firme resolución vino a su padre.  Estoy segura que el hijo pródigo no sabía que el padre le amaba tanto, y menos aún que lo estaba esperando, y cuando llega rendido, agotadas sus fuerzas, harapiento y descalzo, el padre no se fija en esas cosas, sino que se abalanza y abrazando a su hijo inmediatamente dijo:  “Cambiemos estos trapos por un vestido de gala, en esas manos que han cometido tantas faltas, voy a ponerle el anillo de oro, y a estos pies que lo llevaron tan lejos de su padre les pondré nuevos zapatos”.

Amigo que lees, tal vez te encuentre lejos de Dios, has tomado una mala decisión, vives bajo el dominio del pecado, eres ni más ni menos que un hijo pródigo, y hoy te digo en el nombre de Jesús que Dios te está esperando, y que te va a recibir como lo que eres, aquel a quien por tanto tiempo ha esperado, decídete ahora, abandona y confiesa tus pecados para que vivas.

Los ángeles se gozan en los cielos cuando un pecador se arrepiente.  Así como para el hijo prodigo todo se tornó nuevo, Dios hará una transformación completa en tu vida.

Pablo dice: “Si alguno está en Cristo Jesús, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas” (1 Corintios 5 15).

Que tu ofrenda sea de excelente calidad

octubre 8th, 2014 Autor: Merari

Leyendo las Sagradas Escrituras puedo darme cuenta de la disposición de Dios respecto a las ofrendas nuestras, es la forma en la que puedo entender cuáles son las ofrendas que a Él pueden deleitar. Algunos versículos muestran algo del carácter de Dios y en quiénes se complace Él, Proverbios 11.20, 12.22 Salmo 147.11.

Nuestro trabajo refleja lo que somos, si vivimos conforme a la voluntad de Dios, Él se va a agradar de nuestra manera de vivir, pero si, de lo contrario, hacemos y vivimos como queremos, si vivimos para agradarnos a nosotros mismos y nuestro comportamiento no está de acuerdo con los mandamientos y la santidad de Dios, lo que nosotros hagamos va a tener los mismos defectos nuestros, y a Dios no le van a agradar.  ¡Estamos tan llenos de defectos!

Por las Escrituras adquirimos conocimiento de los hijos de Adán y Eva, cuando fueron a llevar sus ofrendas  ante Dios.  Ellos seguramente habían sido bien instruidos por sus padres en cuanto a lo que a Dios le agradaba.  Caín y Abel llevaron sus presentes, pero Dios miró con agrado la ofrenda de Abel, mas no miró con agrado a Caín y su ofrenda.  ¿Cuál fue la diferencia? Yo pienso que fue su actitud.  Abel ofreció con fe, con entrega, lo mejor a quien se lo merece todo.  ¿Cómo es tu actitud cuando vienes a traer una ofrenda al altar? Pon en tu corazón tu ofrenda, y entrégalo todo. Un buen ejemplo tenemos en aquella viuda pobre, que ofrendó  todo lo que tenía, y aunque era tan poco monetariamente, tenía mucho más valor para Dios, por cuanto los demás daban de lo que les sobraban, mas ella daba todo su sustento.

No es la cantidad de lo que damos, ya sea en nuestro trabajo o en nuestra adoración, es con cada acción que nos entregarnos a nosotros mismos, es dar poniendo el corazón, con fe, poniendo, como Abel, tu mirada en la voluntad de Dios como tu regla.  Él depositó su ofrenda en la promesa de un Redentor, esa fue la actitud de Abel, él sabía lo que a Dios le agradaba.

Que cuando realicemos cualquier trabajo estén involucrados nuestro corazón, mente, alma y todas nuestras fuerzas, y así nuestra entrega será de excelente calidad.

Lleva tu ofrenda a Dios con agradecimiento, no por necesidad, porque Dios mira el corazón.  No lo hagas por cumplir, o por costumbre,  Dios no se complace cuando obramos por salir del paso.  Caín trajo lo mejor del fruto de  la tierra, era el fruto de su ardua labor, y él pensaba que era lo mejor, pero no se puso a pensar que a Dios no tenemos que agradar por nuestras propias fuerzas, sino con nuestro corazón completamente entregado a Él.  A Él no podemos mentirle, trae con tu adoración  el corazón y derramate, eso será de excelente calidad.  Caín no ofreció por la fe, y por eso su sacrificio constituyó un pecado para él.  No aprendió bien las enseñanzas de sus padres, hizo lo que quiso, su ofrenda no fue bien recibida por Dios.

Zaqueo dijo: “Si en algo he defraudado, lo devuelvo con el cuatro tanto. “Zaqueo hoy ha venido la salvación a tu casa”, le dijo Jesús.

“Como aquel perfume derramado a tus pies, así me doy en adoración”. Así dice una estrofa de un bello himno, hablando de aquella mujer pecadora, aquella que lavó con sus lágrimas los pies de Jesús, y los secó con sus cabellos.  Claro que encontró el perdón de su amado, ella se derramó como una ofrenda, trajo su ofrenda de excelente calidad, derramó su alma a los pies de Jesús en arrepentimiento.  “Al que mucho se perdona, mucho ama”, fueron las palabras de Jesús.

Lee la palabra de Dios, ora, búscale para que conozcas Su voluntad, y así cuando vengas a adorarlo o realices cualquier trabajo, será de excelente calidad.