Hace un rato sonó el timbre de mi teléfono.

          –Hola –contesté.

          Al otro lado del auricular escuche una tierna vocecita que me dijo:

          –Mera te quiero.

          –¿Quién es? –pregunté.

          –Joelito –contestó la vocecita de niño.

          Joelito es el hijo de Joel Mondéjar Jr.  A él le dicen Joelito III, la tercera generación del apóstol Joel Mondéjar.

          –Yo también te quiero mucho mi niño –le dije.  Mi emoción contenida.  Hablamos por un rato y luego colgamos.

          Joelito es un niño encantador.  Es inteligente y entusiasta.  Es un niño muy cariñoso y canta tan bien entonado, con lo pequeño que es, que nos deja boquiabiertos a todos los que lo escuchamos en la iglesia.  Pero hoy, más que su voz, me ha impresionado esa actitud suya de acordarse de mí, coger el teléfono y llamarme para decirme que me quiere, llamándome Mera, como lo hacen sus padres cariñosamente.

          Esa llamada fue algo refrescante para mi alma, porque me alegró el día y porque pude comprender una vez más cuán importante es llamar a las personas que amamos y decirles un “te quiero”.  A veces pensamos que ya lo saben, pero es mucho mejor decirlo.

          Si yo no hubiera estado pasando el mejor de los días antes que Joelito III me llamara, su gesto de amor y esas palabras tan tiernas hubieran sido suficientes para arreglarme el día y llenarlo de la hermosura del amor…

          Aprendamos con Joelito III a hacer una llamadita para decir: “Te quiero”.