El Dios de las maravillas

agosto 19th, 2018 Autor: Merari

Nuestro Dios es más grandioso y maravilloso de lo que podemos imaginarnos, por eso ¡merece todo nuestro respeto, lealtad y amor! Su inmensurable amor para mí es la maravilla más grande.

Leamos unidos Juan 3-16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Og Mandino nos hace reflexionar: “Eres el milagro más grande del mundo”.

¿Es débil tu corazón? ¿Tiene que luchar y esforzarse para mantenerte con vida? No. Tu corazón es fuerte. Pon tu mano sobre el pecho y siente su ritmo, bombeando hora tras hora, día y noche.  Treinta y seis millones de latidos al año, año tras año, despierto o dormido, impulsando la sangre a través de cien mil kilómetros de venas y arterias, llevando más de dos millones de litros de sangre al año.  El hombre jamás fue creado como una máquina. ¡Qué maravilla! Pero ¿habrá algo más grande que saber que Cristo murió por mí, que me perdonó siendo yo un pecador? ¿Que pagó mi grande deuda que yo con nada podía pagar? ¿Que me tiene un lugar hermoso? Lugar donde reina el gozo, donde no existirá el dolor, donde todos alabaremos sin cesar al que me amó de tal manera que no estimó sacrificio.  Y lo hizo por mí, para darme un lugar eterno, el cual todavía no puedo llegar a comprender, solo puedo imaginar tanta perfección. Por eso, embelesada y admirando tanta gracia y amor, exclamo: Es inmensurable el amor del Dios de las maravillas.

“En la medida que entendemos la grandeza de Dios y sus maravillas en nuestra vidas, nos sentiremos agradecidos por todo lo que nos regala”.

 

Esa es nuestra esperanza

agosto 9th, 2018 Autor: Merari

Vi pintado un cementerio y leí este cartel: “Cementerio de esperanzas enterradas”.  Cuando la esperanza de obtener aquello que no se ha alcanzado parece perdida, cuando tienes la esperanza de lograr un sueño largamente acariciado y lo pierdes, cuando ya ves que nada puedes lograr y entierras tu esperanza, puedes sentirte sumido en un calabozo de desaliento.  Pero lo que a nosotros nos cambia todo es saber que “nuestro Dios nos ha provisto de una luz de esperanza que penetra la noche más oscura, y nos guía hasta los albores del cielo. La esperanza es el pilar que sostiene al mundo. La esperanza es el sueño de un hombre despierto” –Plinio el anciano.”

Leí hace poco, sobre estos temas del alma, que es como cuando la mujer está de parto, se siente como los dolores de la muerte, y en realidad lo que produce es vida.  Por extraño que parezca cuando sientas que enterraste tu esperanza y que te devora el dolor, en medio de la oscuridad más densa, descubre que “la tribulación produce paciencia; y la paciencia prueba, y la prueba  esperanza: y la esperanza, no avergüenza, porque el amor de Dios está derramado en nuestros corazones”.

Una hermosa niña de quince años se enfermó repentinamente, quedando casi ciega y paralizada. Un día escuchó al médico de cabecera mientras le decía a sus padres:

-Pobre niña; por cierto que ha vivido ya sus mejores días.

-No, doctor – exclamó la enferma-, mis mejores días están todavía en el futuro. Son aquellos en los cuales he de contemplar al Rey en su hermosura. Esa también es nuestra esperanza.

“La esperanza se levanta como un ave fénix de las cenizas de los sueños rotos”.

 

El peligro de sufrir de envidia

julio 29th, 2018 Autor: Merari

Envidia: Disgusto o pesar por el bien ajeno.

Leí la historia de dos águilas. Una de ellas tenía envidia de la otra porque podía volar más alto que ella. Entonces la menos capaz encontró un tirador que tenía arco y flecha y le dijo: “Deseo que mates a esa águila volando en el aire. El cazador le dijo que lo haría si tuviese plumas adecuadas para sus flechas. Entonces el águila envidiosa arrancó dos plumas de sus alas y se las entregó. El cazador disparó sus flechas pero ellas no alcanzaron al águila, que volaba demasiado alto. La compañera envidiosa siguió arrancándose las plumas hasta que al fin se sacó tantas que no pudo volar, el cazador tomó ventaja de la situación y la mató.

Si dejas entrar la envidia a tu corazón a la única persona a la cual harás daño es a ti mismo, y tendrás que sufrir las consecuencias,  ya que la envidia genera codicia y va conduciendo a otros pecados que hasta puede llevar a la persona a la muerte. Es un peligro ser envidioso.

Como el águila de nuestra historia la envidia viene del corazón, porque es parte de nuestra vieja naturaleza.  La palabra de Dios nos dice que es un fruto de la carne. Jesús enseña que ese sentimiento se anida en el corazón y contamina al hombre. “Porque donde hay envidia y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa”. Si permitimos que el amor de Dios llene nuestras vidas, aprenderemos a alegrarnos por las bendiciones que otros reciben, porque el amor no tiene envidia.

Miremos a la envidia como algo terrible y dañino, que nos aleja de Dios.

Nunca digas adiós

julio 22nd, 2018 Autor: Merari

 

 

A un humilde trabajador cuando se le preguntó qué medios usaba para seguir caminando en sendas de obediencia. Contestó: “Me llegué hasta el Salvador, me recibió, y nunca le dije “adiós.

Polibio dice “que aunque el hombre es considerado como el más sabio de todos los seres, a él le parece el más necio. Cuando un animal ha sufrido, se cuida de no volver al lugar donde tuvo el sufrimiento. El zorro no vuelve a la trampa, ni el lobo tampoco. Pero el hombre vuelve a los mismos pecados, y no acepta palabras de advertencia hasta que está completamente arruinado”.

Por eso yo te pido que nunca le digas adiós a la senda de obediencia, a Dios y sus mandamientos. Únete al músico principal y di: “El hacer tu voluntad, Dios mío, hame agradado, y tu ley está en medio de mis entrañas”.  No volvamos de donde salimos; sucios, malolientes, tristes y cabizbajos, llenos de pecado, falsedad y mentira. Digamos como el salmista David: “¡Tus enseñanzas las llevo dentro de mí! Tu ley está en medio de mi corazón, está escrita en mis entrañas”.  Por eso no puedo decirte adiós.

Disfruta viviendo en la presencia de Dios, donde hay descanso para tu alma abatida, que haya gozo en cumplir Su palabra. “Alégrense y gócense las gentes” -nos dice el salmista-. “Todos los pueblos te alaben”, y ordena: “Los ríos batan las manos, y los montes todos hagan regocijo”.

 

Gocémonos en el Señor porque Él es hacedor de maravillas, y nunca tendrás que decir adiós.

La repetición de cada día

julio 14th, 2018 Autor: Merari

Cuando la vida se nos vuelve monótona suele ser tediosa.  Puede traernos desilusión, angustia, decepción. Para el hombre sin Dios ¡qué difícil puede llegar a ser la repetición de cada día! Se deja de encontrar sentido a la vida y el hombre decide dejar de ser.  El suicidio ha ido en aumento en los últimos tiempos. Pero para los que conocemos a Dios podemos enfrentar cada momento con una sonrisa, porque para nosotros no hay aburrimiento. Siempre tenemos ocupaciones que sí importan, como un himno de alabanza que nos hace glorificar al que vive para siempre, y nos da impulso para enfrentar las dificultades y sobreponernos a la continuidad de la rutina.  Porque entendemos que estamos de pasada, que uno vino en rescate por la humanidad. Y cuando comprendemos que pagó nuestra deuda, nos perdona y nos está aparejando un lugar donde estar por siempre, alejados del hastío, es suficiente para hallarle sentido a la vida. Porque vislumbramos un futuro lleno gozo, y esa esperanza de lo que Él nos ha prometido, nos sostiene.

Los hombres grandes de Dios caminaban como mirando al invisible.  Por Él y para Él vivimos. No nos dejemos arrastrar por el pesimismo ni por la vida mediocre basada en lo que se ve, porque tenemos un porvenir lleno de promesas.  Confiados ‘vengamos al trono de Su gracia para hallar el oportuno socorro”. Valientemente empuñemos nuestras armas, que la redención está cerca.

No te dejes caer por lo tedioso de la vida, levántate y apréstate, que el gran día del Señor está a las puertas, no hay tiempo que perder en quejas y pequeñeces, miremos un futuro de gloria con Cristo y seamos vencedores en Su nombre.

¡Pobre alma!

julio 8th, 2018 Autor: Merari

Esa fue mi expresión al ver a un joven expulsando unas bocanadas de humo.  Sujetaba en su mano un cigarrillo y me hizo pensar, por su actitud, que aquello significaba para él algo de mucho valor.   Era como si le diera poder o grandeza. Pude notar en su mirada que el mundo le pertenecía y que era capaz de todo. Demostraba superioridad a los demás.  «¡Pobre alma!» -repetí dentro de mí una vez más. Nada menos real, ¡que incauto! «¡Como te falta vivir!» -gritó mi mente. ¡Cuánta equivocación! Un cigarro, arma mortal, un poco de fuerza adquirida por los pocos años vividos.  En fin, un engreimiento total por la falta de madurez. Con su mirada me decía: “No me toquen, soy el rey del mundo, yo hago y deshago a mi antojo lo que quiero”.

Cuántos jóvenes andan así equivocadamente.  Mi experiencia me dice que va por un mal camino si no cambia a tiempo.  Cuántos fuertes golpes le esperan para aprender y madurar. Generaciones vienen y van, pero seguimos queriendo aprender por nosotros mismos.  No queremos o no aprendemos de los consejos de los ancianos sabios, pensamos que ya están viejos y que nosotros sabemos más, que ya no piensan con claridad.

Mi oración es por todos los jóvenes, que sean orientados, que busquen a Dios, ahí están todas las respuestas.  Todo lo que necesitamos para una vida mejor se halla en Dios. No solamente espiritual, también física y material.  La lectura de la palabra de Dios, la Santa Biblia le da a los jóvenes hermosos consejos, y uno de ellos es: “No seas sabio en tu opinión.  Teme a Jehová, y apártate del mal”.

“Guarda la ley y el consejo;  Y será vida a tu alma, y gracia a tu cuello”.

Hijo mío, si los pecadores te quisieran engañar no consientas.

 

 

La presencia de Dios

julio 3rd, 2018 Autor: Merari

Cuán importante es la presencia de Dios en nuestras vidas.  En realidad no es posible estar separados de Dios. Pero ¿cómo podemos estar conscientes de que Dios está siempre con nosotros? Tristemente la mayoría del tiempo no estamos conscientes de Su presencia, acaso si lo estuviéramos nos libraríamos de una que otra transgresión. Nosotros sabemos que la presencia de Dios está en todas partes. Él está en todos los rincones del universo, pero eso no quiere decir que todas las personas sientan la presencia de Dios. La mayoría vive como si no existiera.  Moisés estaba convencido que sin la presencia de Dios en su vida era inútil que él intentara cualquier cosa. Cuando él habló cara a cara con Jehová, el dijo: “Si tu presencia no va con nosotros, no nos saques de aquí”. Él estaba diciendo: “Señor, si tu presencia no está conmigo, entonces no iré a ninguna parte. ¡No daré un solo paso si no estoy seguro que estás conmigo!”

Lo que nos distingue de los incrédulos es que Dios nos hace conscientes de que Él está con nosotros  dirigiéndonos, guiándonos, obrando Su voluntad.

La responsabilidad que Moisés tenía era grande.  La tarea de guiar a todo un pueblo no es algo fácil.  Lidiar con cada uno con caracteres diferentes, escuchar al pueblo reclamar, ver la rebeldía de ellos, cómo se olvidaban fácilmente de Dios y adoraban a otros dioses.  Moisés tiene que haberse sentido extenuado, porque Dios le dice: “Mi presencia te dará descanso”. Hasta nosotros también llegan esas refrescantes palabras, “mi presencia te dará descanso”. Los sufrimientos, las responsabilidades, las preocupaciones, las luchas de la vida, nos hacen sentirnos abrumados y agotados.  No tengamos en poco la presencia de Dios, no es algo para desear un día, es desearlo todos los días, es caminar con El.

Oración de gratitud

noviembre 22nd, 2017 Autor: Merari

Que brote de mi alma y corazón toda la gratitud que hay en este día de acción de gracias, por tu amor, mi Dios, hacia mí, y a todos los que amo.   Gracias por morir un día en la cruz por pagar mi deuda, y con ella darme la gracia de la salvación.  Por la salud física, precioso y valorado tesoro de la humanidad, ya que siendo de edad avanzada todavía disfruto de la presencia de mi madre y hermanos.  Por mi linda y grande familia, por mis hijos, por esas joyas invalorables que Tú nos prestas, y que extiendes con los nietos.  Este año me diste otro bello bebé, para alegrarnos en esta candente peregrinación, cuyo final ya está acercándose.

Gracias por cada uno de los momentos en los que nos has suspendido, para poder seguir sin detenernos, porque has estado  todo el tiempo mirándonos y auxiliándonos.  Has salido a  limpiar la atmósfera para que nuestros pulmones trabajen mejor.

Gracias porque he  podido sonreír aun cuando ya podía haber olvidado cómo hacerlo.  Gracias también por las lágrimas que derramamos, nos hacen recordarte.

Gracias por permitirnos un año más estar en pie de lucha, y lo más importante, creyendo en Ti, con la misma esperanza de verte un glorioso día, cuando aparecerás para llevarte contigo los tristes suspiros y cualquier amargura del corazón estrujado por las incomprensiones y los tantos pesares que aparecen como fantasmas silenciosos.

Mi mayor gratitud es que sigues dándome fe.  Cuánta tristeza siento por los que no pueden tener posesión de esta perla de gran precio, la fe, este don que me mantiene viva como viendo al invisible.  Gracias Señor, y permite que no olvide ninguno de tus beneficios.  Hoy hay abundancia de pan en mi mesa, donde han venido los hijos y familia agradecidos, a darte las gracias con su presencia.

Recibe, Señor, mi gratitud, que todas las fibras de mi ser se estremezcan contando Tus bondades y Tu grande amor, de la que no soy merecedora.

A Ti toda la gloria la honra y el poder.

¡Aleluya! ¡Amén!

 

Gracias Pastor

agosto 20th, 2017 Autor: Merari

Hoy se celebra el día del pastor.  Es para mí un buen momento para decirte: ¡Gracias pastor! Porque  me has demostrado que tienes en tu corazón a cada una de las ovejas que Dios ha puesto en tu cuidado.  Cuánta bendición eres en la vida nuestra.  No sólo a nosotros, los mayores, nos llenas de ternura y comprensión, sino también a los jóvenes, que son tu gran preocupación.  Tu amoroso corazón se compunge cuando se desvían en su falta de madurez.  Y qué decir de los niños, que son tu mayor tesoro, ya que Dios te ha premiado con un bello pequeñito.  Tu preocupación es constante, como constantes son tus ayunos y oraciones.  Toda la congregación tiene algo que agradecerte, pastor Eddy, tú eres una inspiración con tu vida de servicio y entrega.  Te admiro por tu obediencia y perseverancia ante el llamado de Dios.

 

Gracias por sacrificar, en ocasiones, el tiempo que debes a tu familia, y hasta interrumpir tu descanso para acompañarnos cuando te hemos necesitado.  Tus oraciones y palabras han sido un bálsamo en los momentos de aflicción.  Esa palmadita en la espalda, ese abrazo amoroso, han sido como la energía para volvernos a levantar.  Tienes una gracia especial dada de Dios para aliviarnos de cualquier mal.  Con tus bella anécdotas y tu buen carácter, y sabes cómo corroborarnos en la  fe en Dios, en cualquier momento que lo necesitamos, porque siempre tienes la palabra precisa.

 

Hoy, con alegría y con el amor de Dios en mi corazón, te digo que es una bendición llamarte mi pastor. Dios bendiga tu familia, que es la mía también.  Gracias por ser nuestro padre espiritual, porque cada día aprendemos más de tus sabias enseñanzas, porque he comprendido en estos años la apremiante necesidad de amar al prójimo, así como lo manda el Señor, y con tu ejemplo me has motivado a amar cada día más a Dios.

 

Por esto y otras cosas más no podía dejar de decirte en este día:

 

¡Gracias Pastor!

 

 

 

 

 

Aviva el fuego de Dios

abril 12th, 2017 Autor: Merari

Cuando comparamos lo que leemos en la Palabra de Dios con lo que vemos en el mundo, las cosas parecen estar al revés.  El pecado es exaltado y la justicia ridiculizada.  Hoy más que nunca vemos la necesidad de que el fuego de Dios quema todas las impurezas que saturan la sociedad.  Por eso te digo: “Aviva el fuego de Dios en ti”.   El fuego de Dios quema lo malo en ti y deja lo bueno.  El Espíritu Santo quiere moverse poderosamente en nuestros corazones, pero tenemos que mantener encendida la llama de nuestras antorchas.

Pero ¿cómo   lograrlo? ¿Estamos leyendo suficientemente Su Palabra? ¿Cómo está nuestra vida de oración? ¿En qué empleamos nuestro tiempo? ¿Estamos sirviendo al Señor en algún ministerio? Antes de ir al descanso, ¿le hemos hablado a algún alma de Jesucristo? ¿Hemos consolado a alguien?  El apóstol Pablo le habló a su hijo espiritual, Timoteo: “Por lo cual, te aconsejo que despiertes el don de Dios, que está en ti”; En otras palabras, atiza el fuego.  Si ves que está por apagarse la llama, junta la leña, sopla, y deja que arda.  Si vives en el fuego de Dios, no importa si te meten en un horno de fuego ardiendo, tú estarás  alabando al Creador. Cuando Juan Bunyan fue quemado en la hoguera, murió con una sonrisa en los labios.

Aviva el fuego de Dios, para que por tu luz muchos vengan al conocimiento de la verdad.